La importancia de los “doers”

Me gustaría compartir con vosotros un artículo que me pareció interesante y donde se destaca la importancia en las organizaciones de aquellas personas llamadas “doers” o personas que hacen que sucedan las cosas: son intraemprendedores natos. Muchas veces sólo nos acordamos de los “thinkers”, aquellos que tienen la idea o formulan la estrategia.

En este mundo tan cambiante e inmediato, la velocidad de las empresas en adaptarse al cambio es clave, por lo que tener gente que sepa ejecutar la estrategia, de una forma rápida y eficaz, es fundamental.

Además, en un mundo supercompetitivo, donde el éxito muchas veces es encontrar nuevos modelos o nichos de mercado, así como nuevos consumidores, practicar un modelo de prueba y error se antoja necesario. Un modelo, preferentemente con metodología Lean Startup, donde el objetivo sea construir un prototipo lo antes posible y con los menos recursos necesarios para que lo testeen los potenciales consumidores. Así poder llegar al mercado con un producto probado funcionalmente y que satisfaga las necesidades del consumidor.

doer

Por lo tanto es importante identificar a estas personas dentro de nuestras organizaciones: personas con ambición y ganas de crecer, que conocen bien la empresa y los procesos establecidos (cómo abrirse camino), con mentalidad abierta para detectar oportunidades dentro (sinergias) y fuera (open innovation).

Una vez identificadas, dejarlas hacer (empowerment) y darles la importancia y reconocimiento que realmente tienen. Con ellas en nuestro equipo, tendremos más posibilidades de conseguir éxito a corto plazo.

¿ Qué opináis ?

Contratar empleados emprendedores

En este post comentábamos sobre las competencias directivas para está época y su clara relación con ser intraemprendedor.

Ya apuntamos que el perfil emprendedor no debe sólo darse a nivel directivo, sino en cualquier parte de la organización. En este post entramos en más detalle.

Dichos empleados de base emprendedores también pueden cambiar el entorno de trabajo, generar nuevas oportunidades de negocio, etc. con sus ideas. El valor que pueden aportar es elevado, y contribuir al desarrollo de la empresa en aspectos que la dirección de la empresa por si mismos no se hubiera planteado o no puede.

Los empleados de base además están más cerca del día-día, de los clientes, y por tanto sus posibilidades para detectar posibilidades de mejora u oportunidades son altas.

Los beneficios son claros: nuevas ideas que generan resultados, empleados motivados, etc. Y sobretodo dar pasos para hacer del talento la principal ventaja competitiva de la empresa, esencial en esta nueva época de cambios constantes que hacen más necesario que nunca este tipo de actitud y competencias de los empleados. Ya no basta con cumplir con el día-día, es necesario que todos los empleados aporten valor añadido.

Pero para ello es necesario que la estructura organizativa de la empresa favorezca que dichos empleados que contratamos puedan desarrollar su potencial, tal y como tratamos en nuestro Modelo Construye el Futuro con tus Empleados.

Para cualquier posición que necesitemos cubrir (administrativo, técnico, etc.) las ventajas de contratar a alguién que tenga un perfil más emprendedor son claras.

Contratar empleados emprendedores

 

Los diez mandamientos del intraempendedor. Nos podemos permitir en nuestras empresas el 1,2,6 y el 8?

Gifford Pinchot, que originó el término intraemprendor en 1978, para referirse a aquellos profesionales que asumen la responsabilidad directa de convertir ideas en un producto final que alcanza el mercado y se desarrolla en un negocio a través de la asunción de riesgos y de innovación,  es el autor de los siguientes diez mandamientos del intraemprendedor:

  1. Vaya al trabajo cada día dispuesto a ser despedido
  2. Ignore cualquier orden que esté encaminada a parar su sueño
  3. Efectúe cualquier tarea que sea necesaria para poner en marcha su proyecto
  4. Encuentre a gente que le ayude
  5. Guíese por su intuición a la hora de elegir colaboradores y trabaje sólo con los mejores
  6. Trabaje tanto como pueda de forma clandestina
  7. Nunca apueste en una carrera a no ser que esté corriendo en ella
  8. Recuerde, es más fácil pedir perdón que pedir permiso
  9. Sea leal a sus objetivos y realista sobre el modo de alcanzarlos
  10. Honre a sus patrocinadores

Nos podemos permitir en nuestras empresas los números 1, 2, 6, y 8? Hoy en día necesitamos que nuestras organizaciones, para que sean económicamente sostenibles, implementen culturas de emprendimiento corporativo donde se libere el potencial de todos los empleados, y se protega/desarrolle/potencie a los que tienen más competencias intraemprendedoras.

En el informe editado por la AED “Emprendimiento Corporativo: innova y crece con el potencial de los empleados” y en nuestro Modelo construye el futuro con tus empleados, abordamos como implementar una cultura de emprendimiento corporativo que facilite que los intraemprendores de nuestras empresas no tengan que hacer uso de los mandamientos 1,2,6, y 8, al crear un entorno seguro donde pueden desarrollar todo su potencial.

Diez mandamientos del intraemprendedor

El ADN innovador

Me hago eco de un artículo publicado recientemente en Harvard Business Review (aunque con fecha antigua) sobre el ADN propio del innovador. En este blog hemos publicado post relacionados: este artículo nos ayudará por tanto, a detectar emprendedores corporativos dentro de nuestras empresas y a ser más innovadores nosotros mismos.

ADN innovador o intraemprendedor

Se cree que los emprendedores innovadores tienen una cualidad llamada inteligencia creativa, que sería la capacidad de conectar las 2 mitades del cerebro para crear nuevas ideas a través de estas 5 habilidades:

asociando: facilidad para conectar cuestiones, problemas o ideas de diferentes campos, no interrelacionadas entre sí.

cuestionando: los innovadores siempre se hacen preguntas que desafían el conocimiento y reglas establecidas. Como diría Peter Drucker: lo importante no es encontrar las respuestas correctas, es encontrar las preguntas correctas. Siempre hay que preguntarse por qué?, por qué no? y qué pasaría si ?

observando: muchas de las ideas más disruptivas provienen de analizar escrupulosamente el comportamiento más común en los potenciales consumidores. Los innovadores adoptan el papel de antropólogos y científicos sociales.

experimentando: los innovadores sociales prueban activamente nuevas ideas, creando prototipos y lanzando nuevos pilotos. Al contrario que los observadores, los experimentadores prueban para provocar diferentes reacciones y encontrar diferentes insigths.

networking: buscan una realidad diferente encontrando y probando ideas a través de una red heterogénea de individuos. Buscan ampliar su conocimiento mediante otras personas más allá de su campo de actuación.

Además de estas 5 habilidades, el emprendedor innovador necesita practicar y practicar hasta que estas cualidades se conviertan en comportamientos automáticos.

Qué opináis ?

 

La innovación es sobretodo… cultura

No nos cansaremos de repetir la importancia que supone tener una cultura de la innovación consolidada en la empresa para garantizar resultados a largo plazo.

Tener un modelo definido, una dirección comprometida, recursos y talento es importante, pero tener implantada una cultura de la innovación es clave.

¿ Pero realmente qué entendemos por cultura ?

Cultura es recordar constantemente la importancia de ser diferenciales en un mundo cada día más competitivo. La innovación no depende de un departamento, depende de todos los trabajadores: todos tienen que contribuir.

Cultura es promover que haya colaboración entre las diferentes áreas de la empresa, evitar competencia entre ellas y fomentar el trabajo transversal en equipo: la empresa es la única que tiene que ganar.

La innovación es sobretodo cultura

Cultura es detectar el talento, motivar y buscar compromiso, fomentar empowerment, promover la participación, aceptar los errores como parte del proceso y mucho reconocimiento: todo depende de las personas.

Cultura es tener una estructura dedicada a promover y gestionar la innovación, es contar con una Dirección convencida y comprometida. Cultura significa estar dispuesto a correr riesgos sin la certeza de un retorno seguro, significa poder establecer objetivos y métricas de la innovación como cualquier otro objetivo. Cultura significa que la innovación forma parte de la estrategia de la empresa.

La cultura de la innovación tiene que formar parte del ADN de la empresa, así todo resultará más fácil: es un camino largo y duro, pero nos espera la mejor recompensa.